Cajita Emi

Hoy os tengo una cajita preciosa que ha sido tallada a mano y pintada por nuestra Tía Mili.

Me habeís preguntado si las cajas que os muestro están en venta, algunas pulseras y broches que mostramos si, pero las cajitas lamentablemente no. Eso sí, cogéis ideas.

Os comento el proceso de elaboración de dicha cajita.

Se lija la madera y se limpia. Se da una capa gruesa de pintura acrílica que se deja secar para dar una capa de color diferente.

Antes de que se seque completamente, lijamos en las zonas donde queremos sacar las sombras, lijando suave e intentando que quede todo por igual.

Para finalizar, se le da cera incolora y se le saca brillo.

 

El gallo

Cuenta una leyenda que un peregrino llegado de tierras gallegas se disponía a hacer el Camino de Santiago y encontrándose en la ciudad portuguesa de Barcelos, ciudad del norte de Portugal, fue acusado de robar una cantidad de plata. Juzgado y condenado a la horca, como última voluntad pidió y le fue concedido presentarse ante el juez y suplicar el perdón por su pena.

Cuando la comitiva con el preso llegó a casa del juez este se encontraba degustando su almuerzo y en la mesa tenía un gallo asado, el peregrino argumento ante el representante de la justicia su inocencia, se defendió diciendo que si era inocente, el gallo que había en la mesa se levantaría y cantaría. Todos los allí presentes se burlaron de la ocurrencia del condenado y este fue conducido al patíbulo, pero cuando el juez se quedó solo, el galló resucitó y cantó. El juez viendo aquel milagro como una prueba de la inocencia del hombre,perdonó al peregrino.

Según la leyenda, el gallego volvió años más tarde para esculpir el crucero del Señor del Gallo que ahora se encuentra en el Museo Arqueológico de Barcelos.

Este no es el gallo portugués de Barcelos, pero es un magnífico gallo de corral con su pose típica orgullosa y arrogante 😉

Fue pintado por nuestra Tía Asun, era un cuadro que le encantaba y se sentía muy orgullosa de haberlo pintado. Es precioso verdad?

Canaima: La leyenda del mundo perdido

Canaima es uno de los parques naturales más extensos del mundo y se encuentra ubicado en el interior de Venezuela. La puerta de acceso al parque es el poblado de Canaima, que es famoso por poseer una pequeña laguna que forma el río Carrao, afluente del Orinoco, y donde podemos encontrar numerosos saltos de agua: el Sapo, el Hacha, Golondrinas, Ucaima, etc.

Además de por los saltos de agua, esta zona es conocida por sus tepuyes, que en lenguaje pemón significa montaña. Estas formaciones rocosas son las montañas más antiguas del planeta y se caracterizan por su elevada altura, sus  escarpadas pendientes y por sus cimas prácticamente planas.

Los paisajes que podemos encontrar en esta zona del planeta son tan extraordinarios que sirvieron a Arthur Conan Doyle como inspiración para escribir la novela de “El mundo perdido”.

La mejor época para visitar Canaima es el comienzo o el final de la época de lluvias. Fuera de la época de lluvias el río no trae demasiada agua, y en plena época de lluvias se forma tal nube de vapor en los saltos debido a la cantidad de agua que cae, que impiden ver el salto en sí.

Tras pasar varios días en la laguna, realizamos un viaje en curiara (canoa indígena de madera) río arriba. Navegamos por el río Carrao hasta llegar al río Churún y continuamos la serpenteante trayectoria del río atravesando gigantes tepuyes desde los que precipitaban enormes saltos de agua.

A medida que recorríamos el río, éste se iba estrechando y nos íbamos adentrando en la selva cada vez más y más. El objetivo de este viaje era alcanzar uno de los tepuyes más famosos de Venezuela, el Auyantepuy. Este tepuy es famoso porque desde él se precipita al vacío el Salto del Ángel, que es el salto de agua más alto del mundo con 979 metros de altura.

Desde el río tuvimos que caminar una hora aproximadamente hasta llegar a la base del salto, donde pudimos deleitarnos con esta majestuosa perspectiva. Tras la enorme caída, el chorro inicial de la cima se convierte en agua nebulizada en la base, para luego volver  a juntarse en un torrente de agua y formar el segundo salto que aparece en la foto.

La altura total de ambos saltos es de 1.054 metros, pero al no tener ningún punto de referencia artificial en los alrededores, la caída parece bastante menor.

Post realizado por Rubén

No me copies y si lo haces, indica la referencia by artecarracedo

Pulseras invierno

Ya ha llegado el frío, al finnnnn, ropa nueva, sacar abrigos, pañuelos, botas, manguitos…. (de estos últimos ya hablaremos próximamente, mi ama los hace preciosos)
Y también estrenamos pulseras, Ana nos presenta dos nuevas para la temporada invernal.
Una es de cuero plateado con estrellas doradas y otra, mezcla de cadena con hilo en tonos azules,rojos y blancos.

Yo quiero la de la cadena en esos mismos tonos 😉 es chulísimaa.

Sed felices !!!

20121015-214204.jpg

20121015-214224.jpg

20121015-214242.jpg

Pulseras hilo con tachuelas

Ya hemos conseguido superar las 4000 visitas!!!. Muchas gracias /clap

Para celebrarlo ponemos un poco de colorido con estas pulseras que nos ha realizado Ana.

Ambas llevan insertadas unas tachuelas, una en forma de estrella y otra cuadrada. Me gustan mucho, son alegres, divertidas y llevan la cantidad justa de remaches para que no se vean excesivamente cargadas.

Great job!!

Samoa: La Polinesia en estado puro

Samoa Occidental es un país de Oceanía que se encuentra a unos 4.000 Km. al este de la costa australiana. El país está formado por dos islas principales: Savaii y Upolu, y su capital es Apia.

La capital no es un lugar demasiado interesante para visitar, por ello, nada más llegar tomé un autobús rumbo a las playas del sur de la isla. El viaje fue muy gracioso, además de que el autobús era de madera, en Samoa el derecho a sentarse es proporcional a la edad, de manera que si subes a un autobús, no tienes sitio y hay una persona más joven que tú sentada, ésta, se tiene que levantar y cederte el sitio (aunque tengas 30 años y la otra persona 25). Además, si vas sentado y alguien va de pie, el que va de pie se puede sentar en tus piernas sin ni siquiera pedirte permiso…muy curioso!!

A lo largo del recorrido me sorprendió la exuberante vegetación que hay en esta isla, me dada la impresión que no había hueco para una sola hoja más.

Tras dos hora de viaje en autobús llegue a este pequeño paraíso llamado Saleapaga, que se encuentra al sur de la isla de Upolu. En esta pequeña población alquilé un ”fale”, que es una cabaña típica de la zona, formada por paja colocada sobre una estructura de troncos de madera, sin puertas ni ventanas, elevada a modo de palafito y en primera línea de esta fantástica playa.

Aproximadamente por unos 25 dólares americanos tenía derecho a alojamiento y a tres comidas diarias. Aquí pude probar los deliciosos platos polinesios a base de arroz, pescado, taro, verduras y de vez en cuando también se incluía en el menú langosta recién pescada de la misma playa.

La verdad es que de todos los lugares que he visitado es en el que más de disfrutado del descanso. Al no tener el fale puertas ni ventanas, me acostaba después de contemplar el atardecer, con el ruido que provocaban las olas al romper contra la barrera de arrecifes, y me despertaba al amanecer con las siguientes vistas.

Además de las playas de fina arena blanca y de las aguas azul turquesa, el arrecife de Samoa era espectacular y estaba en muy buenas condiciones (Hablo en pasado porque en el año 2009 hubo un tsunami que afectó seriamente a esta isla y por tanto a sus arrecifes de coral, actualmente no sé como estará, cuando vuelva os comento…), de hecho es el mejor lugar donde he podido practicar el snorkel después de la gran barrera de coral australiana, pero con la diferencia de que los corales están a pie de playa.

Como los medios de trasporte en esta parte del mundo no son demasiado frecuentes (y mucho mejor) tuve que realizar varias excursiones en autostop para acceder al centro de la isla y así poder visitar los saltos de agua de Sopoaga y Fuipisia.

Samoa se encuentra justo al borde de la línea internacional de cambio de fecha, de manera que si la cruzas a la izquierda se cuenta un día más, y si la cruzas a la derecha un día menos. He de comentar que en mi viaje crucé en una semana tres veces esta línea…y la verdad…ya no sabía en que día vivía…Ello provocó que fuera a embarcar en mi vuelo a las Islas Fiji un día después de que el vuelo partiera y por ende, tuve que pagar otro vuelo y modificar de fecha otros tres vuelos más… Así que ya sabéis, si cruzáis esta “línea del tiempo” acordaros de sumar o restar un día : P

Post realizado por Rubén